domingo, 26 de abril de 2009

YA SOMOS MAS DE CUATRO MILLONES


Esta es la cruda realidad que se vive día tras día en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (INEM), que se encuentran desbordadas por la masiva afluencia de personas que se han quedado sin trabajo, unos van a dejar su documentación con la esperanza de poder conseguir algún trabajo pero se encuentran en un callejón sin salida ya que hoy por hoy resulta misión imposible hacerse con un puesto de trabajo.
La crisis que ha golpeado fuertemente a la economía española en los últimos meses a contribuido a que entremos en un periodo de recesión por primera vez en 15 años y que las tasas de desempleo vayan aumentando de una manera descontrolada, entre los meses de enero a marzo la cifra de parados a aumentado en 802.800, desechando todas las revisiones del gobierno que proveían que al finalizar este año se llegaría al 15,9 por ciento.
Actualmente se han rebasado los más de 4.010.700 parados la más alta de toda la historia, alcanzando el 17,36 por ciento de la población activa, esta tasa de desempleo casi duplica a la media europea, según Bruselas el futuro no se presenta nada halagüeño para los españoles.

La Comisión Europea considera que la situación irá aún peor y preve que el Producto Interno Bruto (PIB), se contraiga este año un 2 por ciento, un retroceso que irá acompañado de un fuere aumento del desempleo, creciendo hasta un 19 por ciento de la población activa en paro, para el año 2010.


Drama Humano

Esta crisis imparable sobre todo en el sector inmobiliario que a caído en picado, y a contribuido que muchos de los parados que tienen contratada una hipoteca con algún banco o caja se vean obligados a dejar de pagar las letras de sus viviendas ya que su endeudamiento es superior al de sus ingresos, se estima que sólo en el año 2008 se embargaron aproximadamente 60.000 viviendas en España, de las cuales en un gran número pertenecían al colectivo de inmigrantes.
Específicamente los inmigrantes ecuatorianos también se ven obligados a dejar de pagar las hipotecas con el consiguiente riesgo de que las entidades bancarias se las embarguen, pero lamentablemente el tema no es tan sencillo como dejar de pagar las cuotas y que el banco se quede con la vivienda, pues no, los pisos han bajado de precio por la crisis y seguirán bajando mucho más entonces los bancos reclamarán a sus acreedores ese valor que no están dispuestos a perder, y es aquí cuando empieza el verdadero drama y sufrimiento de los inmigrantes que se quedan sin vivienda y con una deuda que pagar. Algunos compatriotas que han tenido que pasar por esto, se creen que con la entrega de las llaves de sus pisos al banco ya tienen solucionado su problema, están muy equivocados ya que en España las hipotecas gozan de unas garantias, por un lado la propia vivienda y por otro todo el patrimonio, dinero y bienes del titular y de los avalistas necesarios para sufragar dicha deuda. Algunas asociaciones de personas con hipotecas impagables proponen que se siga el modelo de los Estados Unidos, ahí si dejas de pagar una hipoteca te quitan directamente la casa y deuda saldada.

Reacciones:

0 comentarios: