viernes, 27 de febrero de 2009

DE VISITA A PARIS
























En nuestra corta visita a París, pudimos ver sus monumentos más importantes, aunque ubiésemos querido verlos todos era misión imposible poder abarcar en dos días todo el esplendor de la ciudad de la luz, llamada así porque se cree que fue la primera ciudad europea en iluminar sus calles, y vaya que si está iluminada. La mejor forma de conocer París es caminando por sus calles y callejuelas que forman un laberinto dándole un mayor encanto a la ciudad, nosotros empezamos por la Torre Eiffel una de las señas de identidad de París, te recomiendo subir por lo menos hasta su segunda planta desde donde tienes unas vistas preciosas de toda la ciudad, luego nos dirigimos hasta el Arco del Triunfo y desde una de sus grandes avenidas y bulevares (Campos Elíseos), podrás ver las mejores y glamurosas tiendas de moda.

Lo que no se puede perder en París es un romántico y placentero viaje por el río Sena en uno de sus barcos turísticos conocidos como los barcos mosca (Bateaux Mouches), desde los cuales puedes observar al margen de sus dos orillas, los diferentes parques, monumentos y edificios que componen la ciudad, siendo un atractivo añadido a este paseo fluvial la infinidad de puentes sobre el Sena que hacen la delicia de los turistas.


Ya al siguiente día después de haber dormido placenteramente y de reponer fuerzas nos dirigimos hacia la Iglesia de Notre-Dame, una de las maravillas góticas del siglo XIV que tardo en construirse unos 200 años aproximadamente. La catedral de Notre-Dame es uno de los edificios màs preciosos de París y personalmente el que más me encanto.


También de visita obligada es el Museo de Louvre tal vez el museo que mayor cantidad de colecciones de arte contenga en su interior, ya que tomaría por lo meno un día completo en ver todas sus exposiciones, si no cuentas con mucho tiempo, como en nuestro caso, es recomendable hacer un planing de las obras que deseas ver; y claro la obra más importante de este museo, que no te la puedes perder por nada del mundo es la Gioconda o Mona Lisa de Leonardo da Vinci .


En resumen nos hemos quedado encantados con París, sobre todo por el buen trato y amabilidad de los franceses en general acostumbrados a convivir con un sin número de gentes de otras nacionalides que han encontrado su hogar en esta ciudad cosmopolita. Al recorrer por las plazas y mercados de París te das cuenta de esa amalgama de esa conjunción del convivir diario entre personas de distinta raza, de distinta creencia religiosa o de distinta nacionalidad junto con los parisinos, hacen de esta ciudad una de las más multiculturales y multietnicas del mundo.


El encanto de París y de sus habitantes hace que los turistas estén deseando volver cuanto antes , también es nuestro deseo volver cuanto antes eso sí con mucho más tiempo ya que dos días no dan para mucho y poder así conocer más a fondo una de las capitales más preciosas del mundo....MERCI AU REVOIR PARIS.....


Reacciones:

0 comentarios: