domingo, 11 de enero de 2009

UN BUEN JAMONCITO



Hay que tener claro que existen jamones y jamones: Serrano e Ibérico. El serrano o blanco que procede del cerdo blanco criado generalmente a base de piensos que tienen un elevado porcentaje de cereales y su curación normalmente suele ser de 7 a 16 meses. En cambio el Ibérico procede del cerdo ibérico, alimentado principalmente de bellota y de pastos naturales y su curación es normalmente de 14 a 36 meses. El jamón Ibérico dependiendo de la alimentaciòn que hayan tenido los cerdos pueden ser: Ibérico de Bellota el más exquisito y de mayor precio, Jamón Ibérico de Recebo, Jamón Ibérico de Cebo, y Jamón Ibérico de Cebo de Campo.


Dejando de un lado el cerdo del cual provienen los jamones (Serrano e Ibérico) están buenísimos los dos y además son muy saludables, hay que desechar el mito que se tiene sobre el jamón de que contribuye a que la persona que lo consume tiende a tener sobre peso, al contrario es un alimento rico en minerales (hierro, zinc) y proteínas ya que su grasa es baja en colesterol también es rico en vitaminas del grupo B. En definitiva que es bueno para la salud y muy recomendable su consumo.



Debo confesar que al principio de mi llegada a España tierra de muy buenos jamones, mi desconocimiento de la exquisitez de este producto hizo que lo rechasara debido tal vez a la falta de costumbre de ingerir alimentos curados muy atípico en Loja (Ecuador). Pero en cuanto lo probé poco a poco me fui dando cuenta de lo que me estaba perdiendo y mi paladar lo fue aceptando cada vez con mayor agrado, y desde entonces el jamón paso a formar parte de los alimentos favoritos en mi dieta diaria.

Reacciones:

1 comentarios:

Pero que buena pinta tiene!!! sabes qué me voy a cenar jajaj me entró hambre!

Saludos