domingo, 21 de diciembre de 2008

UN BUEN VINITO

El vino en el transcurso de la historia a suscitado muchas controversias pero al final se lo termina considerando como un alimento más, cuyo consumo moderado puede aportar efectos beneficioso para la salud de quienes lo consumen.

Es muy importante recalcar que el vino puede ser una bebida agradable e inofensiva siempre y cuando se consuma con moderación. Entre los efectos positivos del vino podemos mensionar la disminución del riesgo de contribuir enfermedades cardiovasculares, puede aumentar los niveles de colesterol bueno y de esta forma reducir la formación de trombos. Un consumo moderado también está asociado a la disminución de ciertas enfermedades relacionadas con el embejecimiento y el alzheimer.

Estos efectos beneficiosos se ha visto que se deben a la presencia de sustancias antioxidantes como los polifenoles. La concentración de estas sustancias es mayor en vinos tintos que en blancos. Siempre se debe recordar que el consumo excesivo de alcohol puede perjudicar seriamente la salud. Se recomienda la ingesta de por lo menos dos copas e 125 mililitros de vino al día, siempre dependiendo del peso y la constitución física de cada persona y complementandose con una dieta equilibrada y algo de ejercicio.

Personalmente me considero un admirador de todas las bondades de las que el vino puede aportar a nuestra salud, y siempre que puedo acompaño mis comidas con un vaso de un buen vino tinto que es mi preferido. En los ratos de tertulia con los amigos, en los aperitivos, a media mañana, antes de la cena y cuando apetezca siempre sienta bien un chato de vino. Salud.

Reacciones:

0 comentarios: